Y afonía como colofón

Último post del año dedicado a los alcarreños (y especialmente para Carioquitos), prometo.

Estar una semana entera de fiesta suena fenomenal, a nadie le cabe duda, lo que sonará sospechoso, regulín y seguro que algo chistoso va a ser esta voz afónica cuando mañana aparezca por el periódico, porque seeee, los peñistas no somos despojos y trabajamos.
Decía un tipo que he tenido que googlear llamado John Cage que los sonidos bien atendidos van definiendo un espacio, convirtiéndose en escultura.

Qué-jo-di-da-men-te-bi-en-sue-na-la-nues-tra Sigue leyendo

Por qué hay que volver la semana de Ferias a Guadalajara

Aviso: Bienvenido al post anual sólo para alcarreños.

Suena: casi ya la charanga la Alegría Alcarreña

Se nota, se siente y se desea más que cualquier otro día del año. Da igual donde vivas, donde trabajes, si tienes churumbeles o si estás a punto de contraer matrimonio. Se acerca el gran día (y semana) del año para todo alcarreño y parece que a algunos les faltan porqués para regresar al pueblito del Infantado y las rotondas. ¿QUÉ NARICES OS PASA? Sigue leyendo

Charlas al sol y de sol (I): la conspiración de las moscas

No-co-ffee.
Con esta premisa arranqué mis vacaciones hace unos días. Pocos. Pero suficientes como para que ayer, día 1 de agosto, sonriera mirando el calendario, medio mes para volver al mundo calórico, atrapadizo y dulzón de las dos pantallas. Con todo lo que pasa en medio mes y con todo lo que se escucha en las conversaciones de sol.

Estas charlas de sol y al sol son las más inofensivas e inevitables de los bañistas españoles, pero también dignas de contar por fragmentos. Esta se produjo entre una abuela y una nena con manguitos que ya tenía ansia de soltarlos a juzgar por su empeño por meter la cabeza bajo el agua, luchando contra la gravedad de los plásticos rosas de sus brazos. La mayor le decía que le iba a pasar como a las moscas de la fábula, que por tener tantas ganas de llegar a la miel (al agua) acabaría pegada a esta y la gula las acabaría matando (no hago metáfora aplicada a la menor). Sigue leyendo

Manual para (sobre)vivir (a) las bodas de tus amigas, primera parte

Café recordando cómo los niños le decían a Iglesias que tenía que cumplir todo lo que había prometido. Un “creo que sí” parecía no convencer a los que ni superan el metro y 20 cm. aún.

Y más vale que lo cumpla, porque en menos de lo que cree(mos) esos niños tendrán una papeleta en sus manos. Y una alianza en la otra…

Las bodas de mis amigas han arrancado, de hecho, estoy en el ecuador del año que recordaré por haberme juntado con cinco invitaciones en mi cómoda (qué término tan vintage este). En cuatro de los enlaces es ella quien es mi amiga, lo que implica tener despedida de soltera y sobrevivir a que en un mismo mes se junten boda + despedida + boda. Y como gestionar esto no está resultando nada fácil (siendo humana y mileurista), suelto, cual granos de arroz en la puerta de una Iglesia, algunos consejos para los que su año más bodil sea el siguiente. Sigue leyendo

Granos de techo, maíz y alguno de café

Café pospuente, antes de poner un pie en la calle, porque el día me debe 30 horas hábiles hoy.

Aprecio a la gente que me reconoce que no sabe cómo puedo jugar bien al voleibol.

La descoordinación que invade mi vida, desde un -sobre el papel- sencillo baile, hasta permanecer de pie (- ¿Se puede ser descoordinada estando de pie? – Sí, se puede), hace impensable que se me dé bien un deporte tan técnico como el voleibol.  Sigue leyendo

Los segundos toques

Estoy aquí.

Esta frase no es nueva para ti, ni siquiera original, puesto que al sonar en mi cabeza me han venido un par de canciones que la convirtieron en hit y otra que casi lo consigue.  

Esto ya había pasado otras veces, que yo dejase de escribir, que no asomase mi nariz por estas líneas en días. Esta vez han sido meses. Hasta ahora solía volver con la cabeza entre las piernas y una cara de pesadumbre al otro lado de la pantalla. No es así en esta ocasión. ¿Me estaré haciendo mayor? Bueno, sí, me estoy haciendo mayor, eso es un hecho, pero la frase quedaba genial como divagación de la escritora que no soy. Sigue leyendo

París au lait

Café. Café en París. En la Île de la Cité, en Montmartre, en Trocadero.

Au lait, express, en tazas cucas y anotando sobre ellos pistas para estas líneas. IMG_4347

¿Qué les pasa a las gaviotas que revolotean la capital francesa? Son tan dueñas de cada puente que cruza el Sena como los relojes de las numerosas torres. Sin embargo, diré a mi favor que no me detuve en los segundos tanto como en las primeras. Viva la vida sin 4G y sin manecillas. Sigue leyendo